Aquí y ahora

Nuestros primeros contactos forman parte de la denominada fase de admisión. En esta fase, si bien destacaremos los temas que te trajeron a terapia, también repasarermos algunos datos biográficos para establecer el marco en el que nos movemos. Para agilizar este intercambio de información, compartiré contigo algunos formularios iniciales y utilizaremos otras herramientas como cuestionarios de evaluación y seguimiento.

Teniendo una imagen inicial más clara, podemos decidir si el plan de tratamiento que puedo ofrecerte se adapta a tus necesidades o si sería recomendable acudir a otro nivel de atención psicológica.

A partir de ahí, la naturaleza experiencial de la terapia que practico nos conducirá a ambas partes, cliente y terapeuta, a co-crear un proceso consciente de cambio en cada encuentro. No soy una observadora neutral sino una participante cocreadora, junto a ti. Así las sesiones también me tocan y algo cambia en mí. Puede ser un pequeño descubrimiento personal o un cambio de perspectativa vital... y cualquier cosa intermedia.