Por-venir

Una vez que hayamos abordado la razón por la que buscas terapia, empezaremos un proceso de cambio que usualmente lleva un mínimo de 10 sesiones.

La frecuencia habitual de dichas sesiones es semanal, pero esto se ajusta y revisa según cada caso y su progreso.

Tendrás mi apoyo en cada paso del camino durante este proceso, lo cual a veces implica cambios en el plan inicial para adaptarnos a la situación . La flexibilidad en estos terminos es crucial para un verdadero “encuentro” mutuo y así avanzar hacia tu “por-vernir”.

También estaré abierta a recibir sugerencias y quejas cuando tus expectativas no se estén viendo satisfechas. Para garantizar este derecho, me he unido a la federación de psicología, psicoterapia y pedagogía P3NL, que pone a tu disposición un procedimiento oficial de reclamaciones. Puedes consultar aquí el procedimiento de quejas y, si lo deseas, puedes descargar el formulario de reclamación.